Las grietas suelen aparecer cuando usamos durante un tiempo zapatos abiertos o sandalias, para prevenir que surjan los talones agrietados se recomienda usar este tipo de zapatos solo de forma intermitente. Si esto no se ajusta a tu estilo de vida, se recomienda tratar de evitar los talones agrietados mediante el uso de productos hidratantes.

Cuando ya se han detectado grietas, para evitar que los talones se agrieten más, tan pronto como el área del talón se seca, se recomienda usar una crema a base de urea, idealmente al menos dos veces al día para mantener los pies bien hidratados. Si la piel está agrietada, se puede también aplicar un apósito hidrocoloide, cómo Compeed® Grietas en los Talones, que aporta a la zona una mayor protección y ayuda a reparar la grieta.