Callos con CompeedUn callo es un engrosamiento puntual de la piel que puede aparecer en cualquier parte del pie, normalmente en una zona ósea. Los callos en los pies cuentan con un punto focal que les caracterizan presentan un núcleo duro rodeado de piel inflamada. Suelen aparecer en la parte superior y lateral de los dedos de los pies. Su textura varía de seca y suave a una masa celular dura y compacta.

 

¿Cómo se forman los callos en los pies?

Los callos en los pies se forman cuando se somete un punto de la piel a una presión continua. El cuerpo trata de compensar la presión produciendo un exceso de células cutáneas. Como consecuencia de este proceso, se forma una capa de piel muerta y endurecida que protege el área afectada por la presión y evita la posibilidad de que se produzca una infección o una deformación. Las células muertas forman un cono invertido que penetra hasta las capas más profundas de la piel. La punta del cono se conoce como raíz o clavo y puede causar un dolor muy agudo cuando alcanza las terminaciones nerviosas.

 

Qué es un callo

 

¿Qué provoca la presión que generan los callos en los pies?

El exceso de presión que provoca la aparición de los callos en los pies puede estar causado o agravado por una serie de factores internos o externos. Una vez que el callo se ha formado, su presencia agrava la presión localizada que se ejerce sobre el área afectada, entrando en un círculo vicioso.

 

Factores que provocan la aparición de callos en los pies

Factores Externos

  • Calzado inadecuado
  • Calzado estrecho o que no se adapte al pie
  • Calzado con un diseño inadecuado

Factores Internos

  • Prominencias óseas
  • Envejecimiento / artrosis
  • Posición incorrecta de los huesos del pie
  • Mecánica del pie incorrecta
  • Enfermedades reumáticas

Nivel de actividad

  • Vida extremadamente activa
  • Permanecer de pie sobre superficies duras durante periodos prolongados de tiempo

 

¿A quién le pueden salir callos en los pies?

Los callos en los pies le pueden salir a cualquiera que sufra un exceso de presión en un punto localizado. Es más frecuente en las mujeres, ya que suelen llevar calzado estrecho con más frecuencia. No obstante, el número de pacientes masculinos crece continuamente a medida que cada vez más hombres llevan zapatos estrechos porque pueden resultar más elegantes.