El mejor remedio es prevenir, pero no siempre es posible. Para curar una ampolla es mejor no pincharla puesto que esto aumentaría el peligro de infección. La única salvedad es si la ampolla está en la planta del pie y debemos seguir caminando y en ese caso, para curar la ampolla debemos:

  • Pincharla con una aguja esterilizada para drenar el exudado.
  • No retirar la piel muerta, ya que actúa como protección.
  • Si la herida está infectada, desinfectarla.
  • Cuando la herida esté completamente seca, aplicar uno de los apósitos Compeed®.

Diversos estudios clínicos demuestran que los apósitos Compeed® son un remedio para las ampollas efectivo.

Hay que evitar el roce continuo contra superficies duras o rugosas. Utilizar un apósito que le ayude a aliviar la presión, como COMPEED® Ampollas. COMPEED® se aplica directamente sobre las ampollas y funciona como una 2ª piel, aliviando la presión y el dolor. COMPEED® permite empezar a curar las ampollas nada más aplicarse, independientemente de la etapa de desarrollo en que se encuentre, aunque cuanto antes se aplique, más rápidamente se eliminará la ampolla.

Diversos estudios clínicos demuestran que los apósitos Compeed® son un remedio para las ampollas efectivo.

 

Cuándo aplicar Compeed® para curar las ampollas:

  • Al menor signo de rozamiento para prevenir las ampollas.
  • Sobre las ampollas ya formadas para aliviar el dolor y acelerar la cicatrización.
  • No aplicar Compeed® sobre heridas infectadas.
  • Los apósitos pierden sus cualidades cuando se cortan en trozos.
  • Mantener el apósito en su sitio hasta que se empieza a desprender por sí sólo

¿Conoces ya la gama Compeed® Ampollas?