Los pies son una parte importante de nuestro cuerpo. Están expuestos a un constante rozamiento, soportan todo nuestro peso y, dependiendo del momento, pueden soportar mucha presión. Existen numerosos factores que pueden causar problemas más o menos graves pero que requieren tratamiento para nuestros pies.

 

Entre los problemas de pies más frecuentes están:

  • Problemas de circulación: la fuerza de la gravedad hace que sea más difícil la circulación de la sangre desde los pies.
  • Exceso de presión por sobrepeso: El exceso de peso hace que la presión sobre nuestros pies sea mucho mayor.
  • Bacterias/Hongos: La falta de ventilación que se produce en los pies, especialmente en invierno, provoca sudor y en consecuencia, que la piel de nuestros pies se reblandezca y cree un entorno propicio para bacterias y hongos.
  • Problemas de pies producidos por el roce: ampollas.
  • Problemas de pies producidos por excesiva presión: callos, durezas, juanetes.

No siempre es necesario que el tratamiento para nuestros pies sea de tipo médico. A veces los problemas de pies se solucionan siguiendo unos simples consejos sobre el cuidado de nuestros pies.