woman trekking at gredos mountains in avila spain

  1. Ventajas y riesgos de la exposición solar. A pesar de los efectos positivos que el sol tiene sobre nuestro organismo, como por ejemplo su función imprescindible para la síntesis de la vitamina D, no olvides que una sobreexposición al sol puede causar quemaduras o lesiones oculares sin una correcta protección solar.
  2. La altura también cuenta. Cuánto más alta sea la zona geográfica donde estamos más intensa es la exposición y los riesgos que conlleva y necesitamos más protección solar.
  3. Efecto y riesgo aumentado. La tierra/arena seca refleja hasta el 17% de los rayos solares de manera que el riesgo es aún mayor.
  4. La elección del textil. El uso de ropa adecuada es imprescindible. Elige los tonos claros y la ropa de algodón o lino. No olvides equiparte de una gorra que también proteja la zona de la nuca, tu cuello también necesita protección solar.
  5. Elige bien tu crema. Elije la crema de factor solar adecuada. El factor indica el tiempo de exposición que nuestra piel puede soportar antes de sufrir quemaduras. Si por ejemplo se trata de un factor 30, multiplicaría por 30 el tiempo en el que la piel puede estar expuesta sin sufrir lesiones. Es importante repetir la aplicación del fotoprotector cada tres horas.
  6. Elija cremas que sean resistentes al sudor. No todas las cremas son resistentes al agua y al sudor. Afortunadamente en el mercado existen cada vez mejores cremas con protección solar resistentes al sudor y al agua.
  7. La protección solar en las primeras jornadas. Sé especialmente precavido los primeros días en los que la piel se vaya a exponer de forma intensa.
  8. Cuándo aplicarse la crema. Para que exista una correcta absorción y prevención, aplícate las cremas una media hora antes del inicio de la actividad, cuando la piel está aún bien seca.
  9. Evita las esencias. Evita el uso en la piel de perfumes o colonias que contengan alcohol y esencias vegetales ya que éstas son fotosensibilizantes.
  10. Las nubes no protegen. Desconfía de los días nublados. También en ellos debes utilizar una protección solar adecuada ya que dejan pasar los rayos de sol.
  11. Las peores horas. Evita, en la medida de lo posible, la exposición solar entre las 11 y las 15 h. En ese tramo es cuando se produce la mayor intensidad de radiación ultravioleta.
  12. Vigila tus labios. No olvides hidratar tus labios y protegerlos del sol. Existen protectores labiales que incorporan filtro de protección solar.
  13. Sé especialmente precavido con el sol si tomas medicamentos. Es aconsejable consultar la ficha técnica de los medicamentos que estás tomando para ver si son fotosensibilizantes. En ese caso deberás aumentar las medidas de precaución.
  14. Protege tus ojos. Para proteger los ojos de las radiaciones, elija unas buenas gafas de sol que posean el marcado CE, que indica que cumplen con los requisitos de la normativa europea.