Si tienes un herpes labial, debes tener especial cuidado ante la presencia de recién nacidos, mujeres embarazadas y personas con un sistema inmune débil. El primer paso para la curación del herpes labial es prevenir el contagio a otras personas.

El primer paso para la curación del herpes labial es prevenir el contagio a otras personas.

Tratamiento del herpes labial:

Para tratar algunos síntomas del herpes labial, puedes aplicarte hielo o alcohol. Además, existen también algunos tratamientos naturales para reducir el dolor asociado con el herpes labial recurrente y acelerar la recuperación, como el bálsamo de limón, la lisina, el revesratrol, la vitamina C, el zinc tópico y la vitamina E tópica.

 

Consejos durante el tratamiento:

Durante el tratamiento del herpes labial, es fundamental mantener una higiene meticulosa:

  • No tocar: no tocar la zona afectada. En caso de tocarla, lavar directamente las manos.
    No tocar o frotar los ojos durante un brote del herpes labial.
  • No compartir: no compartir con otras personas cubiertos, barra de labios, cepillo de dientes ni siquiera toallas.
    Evitar contacto físico con tu pareja.
  • Ser higiénico: cambiar todas las toallas, cepillos de dientes y sábanas una vez el herpes haya desaparecido. Ser muy escrupuloso al lavarse las manos antes y después de cambiar los pañales a un niño.

¿Conoces ya los beneficios de los parches hidrocoloide?