La tecnología hidrocoloide fue originalmente utilizada por profesionales de la salud para el tratamiento de heridas graves. Al igual que con muchos otros descubrimientos, pronto se encontraron nuevos e innovadores usos para el apósito hidrocoloide, que permite curar en humedad.

 

¿En qué consiste la tecnología hidrocoloide?

El éxito de los apósitos de Tecnología hidrocoloide tiene que ver con el proceso de curación de las heridas. Cuanto más rápido se regeneren las células de la piel, más rápido será el proceso de curación. Sin embargo, las células necesitan humedad, nutrientes y vitaminas para crecer.

La tecnología hidrocoloide permite curar en humedad.

 

Curar en humedad

Los apósitos de hidrocoloide tienen propiedades que benefician la curación de la herida no solo porque la protegen y la acolchan calmando el dolor, sino también por su capacidad de absorción del líquido de la propia herida. Con este mismo líquido, convertido en gel, se crea un ambiente óptimo de curación en humedad. De esta manera los apósitos con tecnología hidrocoloide actúan como una segunda piel formando un gel protector que regula el nivel de humedad, lo que permite prevenir la formación de costras y asegurando que las células reciban los nutrientes y vitaminas necesarios para acelerar el proceso de curación.

Con la curación tradicional en seco, la dermis seca dificulta la migración de las nuevas células. Al curar en humedad con la tecnología hidrocoloide, las células nuevas migran con facilidad en la superficie de la piel.

Cicatrización tecnología hidrocoloide