Hace más de 25 años, soldados nórdicos comenzaron a cortar grandes apósitos de Hidrocoloide en trozos más pequeños para proteger sus pies en ejercicios de entrenamiento. Los resultados fueron sorprendentes. Los parches creados fueron ideales tanto para la prevención como para el tratamiento de las ampollas.

El fabricante del apósito hidrocoloide había oído hablar de la experiencia de los soldados nórdicos y adaptó la Tecnología Hidrocoloide a un formato de apósitos de pequeño tamaño. Los apósitos Hidrocoloide de Compeed® rápidamente se hicieron populares gracias al boca a boca. Lo utilizaron por primera vez los esquiadores y otros deportistas para protegerse de las ampollas.

Después del éxito de los apósitos de Hidrocoloide, Compeed® centró su atención en otras categorías como callos, durezas y juanetes, junto con los parches revolucionarios para el tratamiento del herpes labial.

Así nace Compeed® marca de origen danés, país donde se siguen fabricando todos sus apósitos hidrocoloide para pies.